Bioestimulantes a base de microorganismos para aumentar el rendimiento de la vid

Una poderosa herramienta para aumentar la productividad y calidad de tus viñedos sin renunciar a la rentabilidad de tu explotación.

En Symborg hemos comprobado cómo la relación de simbiosis entre hongos formadores de micorrizas y plantas favorece la absorción de agua y nutrientes, entre otros efectos positivos. Ello se traduce en racimos de mayor peso, mayor firmeza, aumento de grados brix y mayor producción. Los bioestimulantes a base de microorganismos se convierten así en una poderosa herramienta para aumentar la productividad y calidad de tus viñedos sin renunciar a la rentabilidad de tu explotación.

campo-de-vinedo-scaled.jpg

El contexto actual

Somos número uno en superficie de viñedo, en número de productores y bodegueros, además de principal exportador a nivel mundial de vino en volumen y tercero en valor. Los productos españoles están presentes en 186 países. Y sabemos que estas cifras no son fruto de la casualidad, sino del trabajo de agricultores como tú.

A pesar de obstáculos como normativas cada vez más estrictas, consumidores más exigentes o vaivenes del cambio climático, el sector vitivinícola tiene por delante oportunidades muy interesantes: por un lado, se están abriendo nuevos mercados y, por otro, se han creado nuevas tendencias en la demanda de los consumidores. Y debes saber que para aprovecharlas tienes que seguir estrategias que te permitan poner en práctica otro tipo de viticultura. Déjanos decirte que la viticultura del futuro pasa sí o sí por mejorar la sostenibilidad medioambiental.

Cómo aumentar la productividad en tu viñedo de forma sostenible

Afortunadamente, la innovación y la tecnología hacen posible que hoy tengas a tu alcance nuevas soluciones que te permiten abordar estos nuevos desafíos, entre ellas, los bioestimulantes formulados a partir de microorganismos, como hongos y bacterias, asociados a beneficios relacionados con el desarrollo y nutrición de las plantas, así como la conservación del suelo.

Los hongos y bacterias establecen relaciones de simbiosis con las plantas, a las que proporcionan agua y nutrientes a cambio de azúcares. Además, favorecen el enraizamiento y hacen que las plantas sean más resistentes frente al estrés de tipo biótico (producidos por otros seres vivos, animales, insectos, plantas, hongos, bacterias, patógenos, etc.) y abiótico (producidos por factores como la temperatura, la sequía, las inundaciones, la salinidad del suelo, el uso de maquinaria u otras herramientas de labranza, etc.).

En Symborg, por ejemplo, hemos puesto en el mercado nuestro bioestimulante MycoUp y nuestro biofertilizante VitaSoil, cuyos resultados positivos ya han comprobado viticultores de todo tipo de explotaciones. Con ellos, hemos conseguido aumentos significativos en el peso y la firmeza del fruto, así como la madurez. Hemos seleccionado de nuestro cepario propio compuesto por 10.000 microorganismos especies muy específicas y exclusivas por su gran eficiencia en sistemas agrícolas.

Mayor peso, firmeza, madurez, calidad, producción

¿Quieres conocer qué resultados hemos conseguido? Hemos estudiado especialmente los conseguidos en dos variedades: Crimson y Airén. Como seguramente sabrás, la primera es uva de mesa y la segunda, de vinificación.

En el caso de los tratamientos realizados con MycoUp, en Crimson, hemos conseguido incrementar la producción hasta un 59 % y hemos comprobado cómo la inoculación favorece la absorción de agua y nutrientes. También hemos conseguido mejorar el peso del racimo, la firmeza de la baya, el contenido de sólidos solubles y el índice de madurez. Con MycoUp, se obtiene también una mejor calidad de la uva y una mayor precocidad, lo que conlleva un mayor valor comercial del fruto.

En uva de vinificación, los resultados también son interesantes. Con la aplicación de MycoUp y VitaSoil en uva Airén, por ejemplo, hemos obtenido un 14 % más de uva en las cepas de 2 brazos y un 15 % en las cepas de uno. Pero lo más destacable es el 30 % de incremento de producción en las cepas de primer año. Si estos datos los extrapolamos a Kg/ha, con la aplicación de MycoUp y VitaSoil se obtienen incrementos de 4.000 a 5.000 Kg/ha de uva en las cepas en producción y más de 2.000 Kg/ha de incremento en cepas de primer año. Interesante, ¿verdad?

 

Como ves, la biotecnología pone a tu alcance soluciones innovadoras y sostenibles que mejoran el rendimiento en viticultura y en Symborg sabemos cómo sacarle el mayor provecho. Por eso, queremos ayudarte. ¿Nos dejas?

BIOESTIMULANTES MÁXIMA EFICACIA

Saber más

Productos.png
Los beneficios directos son:

  • Mayor crecimiento y productividad de las cosechas.

  • Mayor calidad de los frutos y calibres comerciales.

  • Mejores propiedades físicas, químicas y microbiológicas del suelo.

Saber más