Bioestimulantes Agrícolas

Los bioestimulantes agrícolas actúan sobre los procesos de la planta mejorando su crecimiento y capacidad productiva. El objetivo de los bioestimulantes es fomentar los procesos bioquímicos naturales de la planta que son de interés para mejorar la calidad y productividad de las cosechas.

Los principios sobre los que operan los bioestimulantes son diferentes a los de los fertilizantes, destacando la independencia de la presencia de nutrientes. Además, los productos bioestimulantes de Symborg son compatibles con el uso de todo tipo de fertilizantes.

 

Beneficios de los bioestimulantes

Los bioestimulantes de nueva generación desarrollados por Symborg ofrecen múltiples beneficios:

  • Favorecen el crecimiento de las plantas e incrementa los rendimientos agrícolas, optimizando el aporte de fertilizantes y de agua al suelo.
  • Aumentan la tolerancia de las plantas a la sequía y a la salinidad.
  • Evitan la degradación de los suelos, contribuyendo a su regeneración a partir de su efectiva red de micelio.
  • Evitan las pérdidas de CO2 a partir de la captura de este elemento y su reconversión en biomasa fúngica.
  • Estabilizan el funcionamiento ecológico y la productividad de los ecosistemas.
  • Al tratarse de productos biológicos, no producen residuos indeseables en las plantas, ni alteran las características genéticas de los cultivos y las cosechas.
bioestimulantes_banner_2.png

La revolución de los bioestimulantes

Origen y futuro

El uso de bioestimulantes en la agricultura es casi tan antiguo como la agricultura misma. Desde siempre los agricultores han tratado de maximizar sus cultivos mediante productos naturales que ayudasen a mejorar sus cosechas. Tradicionalmente se ha utilizado bioestimulantes como estiércol, basura líquida o extractos de algas.

Entonces, ¿por qué ahora todo el mundo habla de bioestimulantes agrícolas? ¿Estamos ante una nueva revolución en la agricultura?

En los últimos años se ha apostado por el uso de microorganismos que dan un mejor resultado ya que ayudan a la misma vez a la planta y al suelo. Como ejemplo más notable de estos bioestimulantes de nueva generación se encuentran los productos desarrollados por Symborg.

Tras años de investigación, Symborg descubrió y patentó el Glomus Iranicum var. Ternuihypharum, un hongo formador de micorrizas que está revolucionando el sector de los bioestimulantes.

¿Qué es Glomus iranicum var. ternuihypharum?

El Glomus iranicum var. ternuihypharum es un hongo formador de micorrizas. Un microorganismo simbiótico, pero antes de seguir con esto vayamos al origen.

En el suelo hay vida.

Se desarrolla principalmente en la rizosfera que es la zona del suelo cercana a las raíces de las plantas. Está compuesta por; raíces, microorganismos con diversas funciones, nutrientes, sustancias orgánicas y agua.  Es en esta zona donde ocurre la interacción entre los microorganismos del suelo y las raíces de las plantas.

Los microorganimos se relaccionan entre sí y con la planta creando un ecosistema propicio para el desarrollo de la planta.

Hay tres tipos de microorganismos:

  • Microorganismos simbióticos: son microorganismos que necesitan la planta para vivir y se relacionan directamente con ella.
  • Microorganismos asociativos: microorganismos que, sin penetrar en la planta, o solo ocupando una parte de la raíz desarrollan su actividad desde la raíz hacia el suelo.
  • Microorganismos de vida libre: microorganismos que se desarrollan e interactúan de forma libre en la proximidad de las raíces.

Como decíamos, el Glomus iranicum var. ternuihypharum es un microorganismo simbiótico. La planta la proporciona azúcares indispensables para su superviviencia y el hongo a su vez le proporciona a la planta nutrientes y agua. Ingredientes básicos para la acción bioestimulante.

Esta simbiosis que se produce se denomina simbiosis micorrícica y es la base del efecto bioestimulante que tienen los productos que desarrollado Symborg.

¿Qué beneficios tienen los bioestimulantes basados en el Glomus iranicum var. ternuihypharum?

Los bioestimulantes agrícolas basados en el Glomus iranicum var. ternuihypharum tienen las siguientes características.

Producción abundante de micelio extramátrico

Con micelio extramátrico nos referimos a la relación vegetativa que existe entre los hongos formadores de micorrizas y el exterior, es decir, la relación que tiene lugar entre el hongo y el suelo que rodea las raíces.

El hecho de que los bioestimulantes basados en Glomus Iranicum var Ternuihypharum produzcan mayor cantidad micelio extramátrico, da lugar a que se produzca un mayor intercambio de nutrientes y agua entre el suelo y la planta.

Por tanto, una abundante producción de micelio nos asegura una mayor exploración del suelo y por consiguiente un mayor transporte de nutrientes y agua a la planta.

Se produce una esporulación externa de la raíz

¿Qué quiere decir esporulación de un hongo? Las esporas de un hongo como el Glomus iranicum var. ternuihypharum, que es formador de micorrizas, contienen una parte del material genético del hongo, que germinan y producen una hifa (filamento microscópico, ramificado o no, que junto a otros micro filamentos, forma el cuerpo vegetativo del hongo, el micelio), que coloniza la planta.

En pocas palabras, el proceso de esporulación externa de la raíz hace referencia al proceso de reproducción y colonización de la planta por parte del hongo.

La ventaja de que este proceso de reproducción sea externo a la raíz de la planta, es que no se produce una ruptura en la continuidad radicular de esta, o lo que es lo mismo, la planta utiliza más energía para producir más raíces y de este modo mantener la continuidad en la absorción de nutrientes y agua.

Es compatible con todo tipo de fertilizantes

Este tipo de bioestimulantes se caracterizan por tener una elevada resistencia a condiciones de tipo salino. Es por este motivo, que resulta muy eficaz en suelos con alta conductividad eléctrica y además se integra a la perfección con todos protocolos de fertilización de agricultura intensiva.

¿Cómo ayudan los bioestimulantes a mi cosecha?

Los bioestimulantes basados en el Glomus iranicum var. ternuihypharum provocan un aumento la absorción de agua por planta lo que garantiza una nutrición equilibrada y optimiza el uso de fertilizantes.

También consigue un aumento en la actividad fisiológica de la planta: mayor actividad fotosintética, uso más eficiente del agua y mayor cantidad de reservas en la planta.

Además, logran una acción positiva en el balance hormonal de la planta. Esto se traducen en

  • Incremento del sistema radicular
  • Mayor cuajado, engorde y calidad del fruto (Grado brix, firmeza, postcosecha, etc…)
  • Garantiza una nutrición equilibrada

¿Y los resultados?

El resultado de usar los bioestimulantes de Symborg basados en el Glomus iranicum var. ternuihypharum es obtener mayor producción y mejorar la propiedades químicas, físicas y microbiológicas del suelo. Casi nada.

Pero ¿cuáles son esos bioestimulantes?

 

Los bioestimulantes que Symborg ha desarrollado basándose en la única y exclusiva especie de hongo formador de micorrizas, el Glomus iranicum var. ternuihypharum son: MycoUP, MycoUp 360, Resid MG (para maíz y cereal) y Resid HC (exclusivo para recubrimiento de semillas).

Si estás buscando un producto con garantías y ante todo efectivo, te invitamos a que eches un vistazo en nuestra web y nos solicites aquella información que consideres necesaria sin ningún tipo de compromiso.

No lo dudes, y ponte en contacto con nosotros. Pondremos a tu disposición toda la información que necesites, y uno de nuestros expertos gestionará de forma personalizada tu solicitud para que recibas un trato personalizado y puedas resolver todas tus dudas.